7 consejos de Cenepo para la vuelta al trabajo

Cambiar la arena por la silla de la oficina y el Sol por el flexo del despacho no siempre es fácil. Retomar los horarios, la rutina y la productividad después de las vacaciones puede resultar complicado e, incluso, provocar la conocida «depresión postvacacional».

No existe una remedio 100% efectivo para solucionar el desánimo que genera la vuelta al trabajo, ya que a cada persona le afecta de diferente manera, pero sí una serie de consejos que ayudan a relativizar el retorno:

  • Adaptación progresiva. Si se ha estado fuera de la residencia habitual lo más recomendado es que los últimos días de vacaciones se disfruten en la vivienda usual, al tiempo que se empiezan a modificar los horarios de sueño y comidas semejantes a los que se tienen en la jornada laboral.
  • Ser positivo. En vez de centrar el pensamiento en los aspectos negativos de volver a la rutina, se deben recordar las vacaciones de manera positiva y trasladar esa positividad a las energías de trabajo.
  • Cambios en el despacho. Ya sean detalles como poner una planta en el escritorio o mover un cuadro de sitio, hacer variaciones en el lugar de trabajo ayuda a reducir la fatiga del regreso.
  • Nuevos propósitos. El fin de las vacaciones marcan un nuevo curso laboral, por ello muchos lo utilizan como punto de partida alcanzar nuevos objetivos. Esto refuerza las ganas de volver además de, en muchos casos, mejorar la salud física con los cambios de hábitos.
  • Marcar prioridades. Para muchos el parón de las vacaciones significa acumular tareas, por ello se debe de hacer una lista con el orden en el que deben de realizarse las labores. Así se evitarán agobios y la productividad no se verá afectada.
  • Compartir la pena. Hablar sobre el impacto del regreso al trabajo con los compañeros que están o han estado en la misma situación crea un ambiente de apoyo y afinidad que, lejos de contagiar la negatividad, convierte la oficina en un lugar cómodo y optimista.
  • Dedicar tiempo para el ocio. La organización de los horarios a la vuelta de las vacaciones debe marcar un tiempo diario libre de los quehaceres profesionales. Cumplir estrictamente con el espacio de ocio disminuirá el estrés, no solo el generado por el regreso sino también el provocado por la dedicación al trabajo, además de estimular la motivación personal.

Nada hará que vuelvan las vacaciones, pero estas prácticas ayudarán a hacer más llevadero la vuelta a la oficina y a mantener el buen ánimo hasta el próximo verano.